Ventosas

Esta técnica procede de Mesopotamia del 3300 A.C, aunque los egipcios fueron los que la expandieron por el mundo sobre el 2200 A.C. (Hij hama). Más adelante fue adoptada por la medicina tradicional chinca como por el resto del mundo.

Consiste en adherir las ventosas a la piel en los puntos clave o de dolor.

Al aplicar la ventosa se concentra Sangre y energía en un punto que causa una descongestión parcial en la zona, logrando diversos efectos positivos, como la libre circulación del Qi (energía).

Frecuentemente, se combina con masaje para lograr unos mejores resultados. 

Reserva tu cita ya

Escríbenos al whatsapp o telegram para reservar tu cita o consultarnos tus dudas de nuestros tratamientos.

¡No esperes más!

Hay dos tipos de masajes con ventosas:

Masajes con ventosa fija:

Se fija la ventosa durante unos minutos sobre puntos específicos para tratar puntos congestionados o bloqueo de Qi (energía) o Xue (Sangre).

Masaje con ventosa en movimiento:

Se aplica aceites naturales previamente sobre la piel del paciente y se aplica la ventosa desplazándola por la zona del cuerpo que hay que tratar.